Resistencia Chaco
MIERCOLES 15 DE FEBRERO DE 2017
Médicos o choferes de ambulancia: una improvisación peligrosa
Reflexion [15/02/17]
Luis Obeid
La Salud Pública nos duele. 

Esta vez conocimos la historia de los “médicos choferes”. Profesionales que debieron subirse a las ambulancias y ser sus conductores, literalmente, para cumplir con la atención de sus pacientes.

El mismo director del hospital de Sáenz Peña se convirtió nada menos que en chofer de ambulancia porque los responsables de hacerlo se negaron a trasladar pacientes.

Como cualquiera, valoro la actitud valerosa que han tomado estos colegas, pero no puedo evitar preocuparme por los altísimos niveles de informalidad e improvisación que sufren nuestras instituciones, y como en este caso nuestra Salud Pública, pilar fundamental de nuestra calidad de vida.

Soy médico, y entiendo porque viví en carne propia la desesperación de tener que socorrer un paciente. Recuerdo cada vez que sostuve en mis brazos a bebés y niños en traslados urgentes: me dolía el pecho mientras esperaba los medios y recursos para llevarlos a un centro de mayor complejidad.

¿Fue correcto lo que hicieron estos médicos? Es una polémica que no debe tapar el verdadero horizonte. Pero sí debe servir como disparador de un debate mucho más importante: La necesidad de improvisar en el sistema de salud es la consecuencia de un proceso con serios problemas.

Nuestros hospitales y centros de salud son noticia por derrumbes, falta de insumos, medidas gremiales o por médicos que se convierten en choferes. Cambiemos negligencia, abandono y desesperación, por estrategias, racionalización de los recursos y el sano ejercicio de minimizar riesgos.

x